INTENSIDAD ACÚSTICA Y PERCEPCIÓN DEL SONIDO

El nivel de presión acústica corresponde al cálculo logarítmico de la relación entre la presión
medida y una presión de referencia. La unidad de medida es el decibelio (dB).

De la misma manera, pero a través de un cálculo logarítmico con un factor multiplicativo diferente,
se puede determinar el nivel de intensidad acústica, siempre expresado en dB.
Cada vez que se duplique la intensidad acústica, se observa un aumento de 3 dB. Por ejemplo, si la
voz de una persona, igual a 60 dB, agrega la voz de otra persona, tendremos 60 dB + 60 dB = 63
dB. Para aumentar otros 3 dB, será necesario agregar la voz de otras 2 personas.

Siguiendo este mismo planteamiento a la inversa, se puede deducir que la reducción a la mitad de
las personas que hablan en una habitación produce una disminución de la intensidad acústica de 3
decibelios.

El razonamiento anterior se refiere a las leyes de la física verificadas con instrumentos de medición
precisos. Sin embargo, varios estudios realizados sobre cientos de oyentes y con muchos tipos
diferentes de sonidos han demostrado que, a una frecuencia de 1000 Hz, un incremento de 10 dB
corresponde a una duplicación de la sensación y viceversa, una disminución de 10 dB corresponde a
una reducción a la mitad de esta misma sensación.

El campo auditivo humano se encuentra entre el umbral de audición, que es el nivel de sonido
mínimo que el oído humano puede detectar, y el umbral de dolor del oído humano, y varía según la
frecuencia considerada. El oído humano no detecta un sonido de 50 dB a una frecuencia de 30 Hz,
mientras que se escucha perfectamente un sonido de 20 dB a 200 Hz. El umbral del dolor suele ser
más uniforme y se sitúa entre 120 y 130 dB.

El oído humano no es suficientemente sensible para percibir claramente un cambio de 3dB,
especialmente si no estamos hablando de una frecuencia comprendida en el umbral normal de
audición humana, concretamente entre 200 Hz y 4000 Hz, teniendo en cuenta que el campo
auditivo completo varía de 20 Hz a 20.000 Hz, según la edad y el sexo.
Es interesante observar cómo el oído humano se ha especializado en función de la amplitud del
espectro de frecuencia del habla humana, es decir entre 500 y 2.000 Hz.

FUENTE DE SONIDO                            INTENSIDAD ACÚSTICA (dB)
Silencio                                                           0
Susurro de cerca                                          20
Habitación vacía                                          30
Voz humana moderada                              60
Tráfico                                                           75
Concierto de rock                                        110
Jet al despegue                                            120