ABSORCIÓN ACÚSTICA – GLOSARIO

ALFA SABINE (Alfa): indica el porcentaje de sonido que un material es capaz de absorber cuando
está alcanzado por la onda acústica. Es un número entre 0 y 1 e indica un valor porcentual. Por
ejemplo, un alfa de 0.3 es equivalente a una absorción del 30% de la energía de la onda acústica.

AREA DE ABSORCIÓN ACÚSTICA (A): en el caso de superficies lisas como un techo o una
pared, se calcula con la multiplicación del coeficiente de absorción acústica de un material
expresado en Alfa, por los metros cuadrados del propio material. Para objetos pequeños como un
panel acústico, el valor se obtiene en una cámara reverberante. Los datos a menudo se expresan en
metros cuadrados (Ejemplo: A = 2.1 metros cuadrados). En este caso en concreto, estamos
hablando del área de absorción equivalente a 2.1 metros cuadrados de ventana abierta. Esta
definición, que siempre se aplica en la literatura, utiliza la metáfora de la ventana abierta para
indicar un material totalmente fonoabsorbente, ya que desde una ventana abierta resulta claramente
imposible que se produzcan reflexiones del sonido.

CONFORT ACÚSTICO: se define como aquella condición psicofísica de bienestar en la que se
encuentra un individuo inmerso en un campo sonoro, en relación con la actividad que está
realizando.

COEFICIENTE DE ABSORCIÓN ACÚSTICA POR INCIDENCIA NORMAL: prueba realizada
en tubo de Kundt según la norma ISO 10534 a fin de conocer el porcentaje del sonido absorbido por
un material. Es la única prueba en la que no existen márgenes de discrecionalidad en la fase de
configuración, ya que se trata de una muestra de material colocado en un tubo y alcanzado por onda
directa.

COEFICIENTE DE ABSORCIÓN ACÚSTICA POR INCIDENCIA CASUAL: prueba realizada
en cámara reverberante según la norma ISO 354 con el fin de calcular el porcentaje de sonido
absorbido por un producto alcanzado por ondas sonoras procedentes de varias direcciones,
simulando una situación de uso real.

La configuración de la prueba puede afectar al resultado ya que la absorción de un panel también
depende de su posición dentro de una habitación (distancia respecto a otras superficies rígidas y
distancia entre los paneles).

FRECUENCIA: es el número de ciclos por segundo de una onda sinusoidal y se mide en Hertz (Hz)
FÓRMULA DI SABINE: Es la relación entre el tiempo de reverberación, el volumen de la sala, y el
área de absorción acústica (A) de los distintos materiales en la sala:
TR = 0,161 * V (volumen de la sala) / A (área de absorción de todos los materiales en la habitación)

Ejemplo:
Suelo con revestimiento de moqueta de 36 m² con un porcentaje de sonido absorbido (Alfa) igual a
0,3
Techo de madera de 36 m² con Alfa igual a 0,15
Paredes de cemento de 97 m² con Alfa igual a 0,02
A = 36*0.3 + 36*0.15 + 97*0.02 = 18.14
V = 6 * 6 * 2.7 = 97.2 metros cúbicos
TR = 0.161 * 97.2 / 18.14 = 0.86 segundos

FÓRMULA DI SABINE INVERSA: permite calcular la A a partir del TR y del Volumen.

LONGITUD DE ONDA: es la distancia recorrida por una onda sonora en el tiempo necesario para
completar un ciclo. Se expresa en metros. La longitud de onda es igual a la velocidad del sonido en
el aire (340 m/sec. es decir 1.200 km/h) dividida por la frecuencia de esa onda. La longitud de onda
de una frecuencia de 1.000 Hz será, por lo tanto, de 34 cm.

OCTAVO: el término de octavo define la proporción de 2:1 entre dos frecuencias.

TIEMPO DE REVERBERACIÓN (TR): es el tiempo que tarda el sonido en decaer en 60 dB
después de la interrupción de la fuente de sonido.

CONFORT ACÚSTICO Y TIEMPO DE REVERBERACIÓN ÓPTIMO

El confort acústico es aquella condición psicofísica de bienestar en la que se encuentra un
individuo inmerso en un campo sonoro, en relación con la actividad que está realizando.

La calidad acústica de un entorno está determinada por el tiempo de reverberación y la
espacialidad del ambiente, es decir, sus características dimensionales: por ejemplo, si una sala es de
dos volúmenes, se podría notar bastante la discrepancia de confort acústico. Intervenir en las
dimensiones de los entornos es claramente mucho más complicado que reducir el tiempo de
reverberación mediante la inserción de superficies que absorben el sonido.

Por convención, el tiempo de reverberación es el tiempo que tarda el sonido en decaer en 60 dB
después de la interrupción de la fuente de sonido.

Si el tiempo de reverberación es demasiado largo y el sonido decae lentamente, las sílabas del habla
y, en general, todos los sonidos tienden a solaparse, lo que deteriora el nivel de comprensión del
habla y la limpidez de la música.

Si el tiempo de reverberación es demasiado corto, es decir si el sonido se percibe silenciado, el
habla y la música pierden matices y calidad, lo que afecta la música de una manera particular.
Hablando de inteligibilidad del habla, se hace referencia a su nivel de comprensión, teniendo en
cuenta que la comprensión de una palabra nace del proceso de extracción del sonido de sílabas para
distinguirles del contexto del ruido ambiental.

Es importante subrayar cómo la disminución del sonido en un local cerrado depende de las
propiedades de absorción, de reflejo y de difusión del sonido de las superficies que lo revisten.
El tiempo de reverberación óptimo solo se puede definir en función de las distintas exigencias de
la actividad que vaya realizarse y del volumen del ambiente.

CÁLCULO DEL TIEMPO DE REVERBERACIÓN

Cálculo del tiempo de reverberación
Wallace Clement Sabine (1868-1919), profesor de física en la Universidad de Harvard, fue el
primer físico en tratar científicamente la acústica.
Todo comenzó cuando el eco de 5 segundos de la sala de lectura en el Fogg Art Museum, en
Harvard, comprometió por completo la inteligibilidad del habla en esta sala de conferencia de gran
prestigio.

Sabine intuyó que el problema se debía al volumen del ambiente y al tipo de superficies, que
"mantenían” excesivamente la energía acústica en la sala.
Para realizar sus pruebas utilizo un órgano con un nivel sonoro de 60 dB por encima del nivel de
percepción y empleó a sí mismo como oyente.
A través de estudios cronográficos, midió la disminución del deterioro del sonido del órgano
después de la introducción de un acolchado en los asientos con revestimientos porosos
fonoabsorbentes.

El decaimiento del sonido de una fuente sonora de 60 dB es la base de la definición del Tiempo de
Reverberación según Sabine.

La fórmula de Sabine
TR60 = 0.161 * V / A
V = volumen de la sala
A = Suma del área de absorción de los materiales presentes en la sala
El área de absorción de una superficie se determina multiplicando el coeficiente de absorción de un
material expresado en Alfa por los metros cuadrados del propio material.

Ejemplo de cálculo del tiempo de reverberación:
Considere una habitación de 50 metros cuadrados y de 3 metros de alto, con un volumen total de
150 m3.

Cálculo de la suma de todas las superficies fonoabsorbentes:
Piso: 50m2 de alfombra lisa con coeficiente Alfa de 0.25, es igual a 12.5 áreas de absorción
equivalentes,

Techo: 50 m2 de madera con coeficiente Alfa de 0.12, es igual a 6 áreas de absorción equivalentes,
Paredes: 90 m2 de cemento con coeficiente Alfa de 0.015, es igual a 1.35 áreas de absorción
equivalente.

Suma de todas las superficies fonoabsorbentes: 19.85

Tiempo de reverberación: 0.161 * 150 / 19.85 = 1.22 segundos.

INTENSIDAD ACÚSTICA Y PERCEPCIÓN DEL SONIDO

El nivel de presión acústica corresponde al cálculo logarítmico de la relación entre la presión
medida y una presión de referencia. La unidad de medida es el decibelio (dB).

De la misma manera, pero a través de un cálculo logarítmico con un factor multiplicativo diferente,
se puede determinar el nivel de intensidad acústica, siempre expresado en dB.
Cada vez que se duplique la intensidad acústica, se observa un aumento de 3 dB. Por ejemplo, si la
voz de una persona, igual a 60 dB, agrega la voz de otra persona, tendremos 60 dB + 60 dB = 63
dB. Para aumentar otros 3 dB, será necesario agregar la voz de otras 2 personas.

Siguiendo este mismo planteamiento a la inversa, se puede deducir que la reducción a la mitad de
las personas que hablan en una habitación produce una disminución de la intensidad acústica de 3
decibelios.

El razonamiento anterior se refiere a las leyes de la física verificadas con instrumentos de medición
precisos. Sin embargo, varios estudios realizados sobre cientos de oyentes y con muchos tipos
diferentes de sonidos han demostrado que, a una frecuencia de 1000 Hz, un incremento de 10 dB
corresponde a una duplicación de la sensación y viceversa, una disminución de 10 dB corresponde a
una reducción a la mitad de esta misma sensación.

El campo auditivo humano se encuentra entre el umbral de audición, que es el nivel de sonido
mínimo que el oído humano puede detectar, y el umbral de dolor del oído humano, y varía según la
frecuencia considerada. El oído humano no detecta un sonido de 50 dB a una frecuencia de 30 Hz,
mientras que se escucha perfectamente un sonido de 20 dB a 200 Hz. El umbral del dolor suele ser
más uniforme y se sitúa entre 120 y 130 dB.

El oído humano no es suficientemente sensible para percibir claramente un cambio de 3dB,
especialmente si no estamos hablando de una frecuencia comprendida en el umbral normal de
audición humana, concretamente entre 200 Hz y 4000 Hz, teniendo en cuenta que el campo
auditivo completo varía de 20 Hz a 20.000 Hz, según la edad y el sexo.
Es interesante observar cómo el oído humano se ha especializado en función de la amplitud del
espectro de frecuencia del habla humana, es decir entre 500 y 2.000 Hz.

FUENTE DE SONIDO                            INTENSIDAD ACÚSTICA (dB)
Silencio                                                           0
Susurro de cerca                                          20
Habitación vacía                                          30
Voz humana moderada                              60
Tráfico                                                           75
Concierto de rock                                        110
Jet al despegue                                            120

BuzziSpace RT60

RT60 di BuzziSpace

Al diseñar un espacio, a menudo pensamos en los elementos visibles como sillas, mesas, cortinas, pero nos olvidamos muchas veces de la acústica de la sala.

BuzziSpace RT60 para iPhone o iPad Touch es una app que mide el tiempo de reverberación de una habitación y permite simular fácilmente el impacto acústico de los productos BuzziSpace que se desea insertar en el entorno para llegar a una situación de confort acustico.

La nueva versión de junio de 2016 da a la aplicación un nuevo look, además de ser actualizada a toda la gama de productos BuzziSpace.

Descargue el manual del usuario